DETRÁS DE ESTAS HOJAS SE OCULTA LA CURA DEFINITIVA PARA LA DIABETES, EL COLESTEROL Y TENER EL PELO LARGO

Sin duda, Gabriel García Márquez estuvo acertado al inspirarse en el aroma de la sabrosa guayaba para escribir su famosa novela. Esta fruta, una de las más sanas y aromáticas que puede encontrarse en la naturaleza, esconde entre su rojiza pulpa grandes propiedades para el bienestar del organismo humano.

La guayaba es originaria de América y no sólo su fruto tiene propiedades curativas, sino también sus hojas, su corteza y hasta sus raíces. Como fruta, tiene el récord de antioxidantes superando a cualquier otra fruta cítrica y contiene muy pocas calorías. Eso la hace perfecta para quienes desean mantenerse en el peso ideal.

Es una fruta muy rica en vitamina C, y ésta aumenta en la medida en que madura. También contiene fósforo y calcio en cantidades importantes. Debido a su alto contenido en fibra, es recomendada para la diabetes, porque la fibra dificulta la absorción de azúcares.

También contiene vitaminas A y E, lo que la hace ideal para dolencias de la vista y para mantener la piel joven. Su pulpa es muy útil para combatir parásitos intestinales como la giardia y las lombrices. Y hasta ahora sólo hemos hablamos del fruto.

LAS PROPIEDADES CURATIVAS DEL ÁRBOL

Aunque lo habitual es consumir la guayaba en forma de mermelada o en forma de zumo, no sólo la pulpa del fruto tiene propiedades curativas, sino que también las otras partes de este pequeño árbol, que no suele sobrepasar los 7 metros, son aprovechables para el beneficio de la salud humana.

El primer elemento del árbol de guayabo que es aprovechable es la raíz que, al igual que la corteza, es muy efectiva contra la diarrea. Otra propiedad muy apreciada de la corteza del guayabo es su capacidad desinfectante y antiséptica, que permite limpiar de bacterias heridas y llagas.

Las semillas de la guayaba contienen yodo en buena cantidad.

LAS HOJAS DE GUAYABA, UNA JOYA DE LA MEDICINA
Los sanadores conocen desde tiempos ancestrales el uso de las hojas de guayaba para combatir diversas dolencias. Esto se debe a que contienen polifenoles, flavonoides y otros minerales esenciales para la vida. Sus efectos son:

Analgésico: una solución de té de hojas de guayaba en gárgaras alivia los dolores dentales y de garganta. Si se aplican las hojas pulverizadas sobre la piel, se logra un efecto calmante en caso de dolores reumáticos.

Antiséptico: las hojas permiten hacer una infusión que mata bacterias y es ideal para limpiar heridas. Esa misma infusión es muy útil para combatir hongos y, en forma de ducha vaginal, está indicada en caso de candidiasis.

Antipirético: consumir el extracto de hojas de guayaba es un estupendo remedio para curar la fiebre.

Higiene y cuidado personal: masticar hojas de guayaba combate el mal aliento. Un mejunje de hojas de guayaba es un estupendo exfoliante si se aplica en la nariz tres veces al día, haciendo desaparecer los puntos negros. El extracto de esas hojas también ayuda al cuero cabelludo si se usa como tónico capilar.

Reconstituyente: una infusión de hojas de guayaba ayuda a mantener altas las plaquetas en caso de dengue, y actúa como antioxidante que favorece la fertilidad masculina.

Digestivo: el extracto de hoja de guayaba es un coadyuvante de los tratamientos gastrointestinales, ya que contiene quercetina y otros flavonoides.

Un poco de agua y unas hojas de guayaba son ingredientes estupendos para preparar un té que, con miel, es exquisito. Además, si se consume antes de beber alcohol, también ayuda a evitar resacas y dolores de cabeza.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *